KUNG FU

Kung Fu Madrid

¿Qué es Kung Fu?

Hoy en día, el término Kung Fu es conocido principalmente por su conexión con las artes marciales.  Cuando se oye esta palabra, la mayoría de las personas piensa en luchadores con habilidades físicas y acrobáticas.

Esa concepción está asociada a un doble mal entendido:

1.    Es creer que Kung Fu es nada más que artes marciales
2.   Es considerar las artes marciales como una mera hailidad de luchar o matar.

De hecho, el kung fu es mucho más que artes marciales y las artes marciales son mucho más que habilidades de combate.

Entre el siglo III y el siglo IV, el término Kung Fu era originariamente y empleado para describir el trabajo humano. Mas tarde, este término adquirió un conjunto de singnificados como: (1) tiempo y esfuerzo gastado en algo, (2) capacidad de alcanzar resultados pretendidos y (3) resultados de un esfuerzo y habilidad.

Posteriormente, este término pasó a ser usado para designar todas las artes de la vida que demandaban habilidades cultivadas y el desarrollo de pericias eficientes; sea en artes de cocinar, de hablar, de danzar o de lidiar con las raciones humanas.

 

Los neo-confucionistas y el término Kung Fu

Los neoconfucionistas, como también los taoístas y budistas, todos ellos inequivocamente llamaban de Kung Fu al “arte de vivir”; que requería corporalidad y manifetación de habilidades en un grado de excelencia.

El sabio consigue ver significados en lo que es común para todos nosotros y es capaz de interiorizar ese conocimiento e utilizarlo universalmente.  Así, el kung fu no es manifestado sólo en los grandes momentos, cuando nuestra atención estratégica es fácil de ser exigida.

El Kung Fu es revelado principalmente en el dinamismo de las situaciones de la vida cotidiana, donde no existe una regla rígida y clara a seguir como: cuidar de un niño, respetar a los profesores, ayudar a amigos o colaborar con colegas de trabajo.

La respuesta a estas situaciones es espontánea y se caracteriza por la capacidad de fluir en acciones apropiadas, como una forma de autoexpresión resultante de las habilidades y sensibilidades internalizadas por la práctica diligente y constante.  De ahí la importancia de aquello que el Patriarca Moy Yat llamaba de Vida Kung Fu.

¿Cómo Aprender Kung Fu? – Kung Fu Madrid-

Aprender kung fu no es acumulación de conocimiento, ya que su búsqueda es el desarrollo de habilidades incorporadas.  Este tipo de aprendizaje sólo puede ser comprendido y apreciado por medio de la propia experiencia.
La práctica reiterada se torna una fuente de placer, ya que a través de ella, el aprendiz adquiere gradualmente una consciencia más profunda de lo que es aprendido, obteniendo así los beneficios de su dedicación.

Es importante remarcar que el aprendizaje del Kung Fu no es sólo la mera adquisición de habilidades motoras, donde “saber como hacer” es lo que comunmente es entendido como kung fu.  El aprendizaje del kung fu también abarca el proceso de transformación de una persona, en cuanto a desarrollo humano.

Cuando los discípulos preguntaban sobre la vida kung fu, el Patriarca Moy Yat dificilmente intentaba explicar con palabras de lo que se trataba.  El prefería relatar su experiencia con el Patriarca Ip Man y como su mentor respondía sobre diferentes circunstancias.

El Patriarca Moy Yat daba orientaciones de acuerdo con las condiciones particulares de cada discípulo y, les dejaba saber el área específica en la que deberían invertir su esfuerzo.
En verdad, las enseñanzas del Patriarca Moy Yat raramente se constituían de instrucciones verbales;  ya que el desarrollo humano no es una cuestión de comprensión intelectual, y él pensaba que, si usara la descripción verbal estaría confundiendo más a sus alumnos.

Transmitir Kung Fu a través del silencio – Kung Fu Barcelona

La relación maestro-discípulo en kung fu parte desde la perspectiva de que el verdadero cononcimiento es mayor de lo que las palabras pueden transmitir, y esto exige mucho más de lo que el intelecto puede percibir, comprender y manifestar.
En este caso, la razón debe de ser auxiliada por la intuición cultivada a través de la ampliación de la consciencia de lo que uno aprende y esta ampliación de la consciencia se produce a través de la práctica diligente.

El maestro debe ser capaz de ver las cosas que todavía no son percibidas para el cultivo del discípulo.  Pero, lo que el maestro percibe no lo puede transmitir al discípulo sólo a través de las palabras.  Por este motivo, los aprendices son enseñados de maneras completamente diferentes.  No con énfais en la presentación verbal y el convencimiento racional, sino a través de la orientación más individualizada y los ejemplos vivos del maestro. Los discípulos deben seguirlos y practicarlos en conformidad.  Por eso, es dicho que el lenguaje de la vida kung fu es el silencio.

Gran Maestro Leo Imamura

 Si estás interesado en conocer más sobre Kung Fu Madrid / Kung Fu Barcelona puedes contactar a través de este este email: kungfu.europe@gmail.com

 

 

 

 

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies